viernes, 13 de noviembre de 2015

Vacaciones 2015 en Francia - 3ª entrega

Día 5 – 9 de Septiembre de 2.015:   Evreux-Rouen-Bajo Sena-Le Havre.

6:30 h. Y ha salido el solcito.



Al final, salimos hoy de Evreux. Pero antes de irnos nos vamos a visitar su catedral gótica, la Cathédrale Notre-Dame, famosa por sus vidrieras. Súper bonita.



Por el camino hasta Rouen nos encontramos con esta iglesia en la pared de piedra.

Tuvimos mucha suerte pues encontramos un aparcamiento al lado de la catedral. Según nos íbamos acercando a la catedral veíamos como aparecían entre las viviendas sus torres y la aguja. Pero cuando llegamos a ver el frente de la catedral, quedamos literalmente boquiabiertas. IMPRESIONANTE. No había forma de poder sacar una foto, ya que era tan grande que no sabíamos dónde ponernos.

  



Decidimos dejar la catedral para lo último. Y nos fuimos por la Rue du Gros Horloge, calle peatonal, hasta la Place du Vieux Marché. Es la zona mejor conservada, ya que fue una ciudad muy castigada por la guerra. Según avanzamos por la calle vemos al fondo el Gros Horloge, un reloj medieval de una sola aguja, precioso. Era la primera vez que veía uno así.

  



Es estupendo ver como tiendas como “Calcedonia” tienen estas preciosas tallas a la entrada. 

Por el camino nos encontramos diversas pastelerías con macarons por todas partes.


Siguiendo la calle, llegamos a la Place du Vieux Marché. En ella hay una una iglesia futurista dedicada a Juana de Arco y a su lado una gran cruz que señala exactamente el lugar de su muerte en el año 1431. Lo peor de todo es que en ese momento la iglesia estaba cerrada.



El regreso hacia la catedral lo hicimos por la calle paralela y de pronto nos encontramos con le Palais de Justice. De nuevo sin palabras, impresionante. Un edificio gótico del S.XV, que, aunque muy dañado por la guerra (solo quedaba el armazón al final de la guerra), lo han restaurado y está precioso. 


Ya de vuelta hacia la catedral, nos paramos a comprar un par de bocatas, de dulces y de bebidas y nos tomamos una opípara comida sentadas en un banco frente a la catedral, acompañadas de unas palomas. La vista era desde luego, inmejorable. Mejor que en cualquier restaurante de la zona.




Y por fin, entramos a ver la Cathédrale Notre Dame de estilo gótico. Si era impresionante por fuera, por dentro tengo que decir que era preciosa. Ahí se encuentra la tumba de Ricardo Corazón de León (aunque solo está enterrado su corazón).



 
  


 

Después de despacharnos a gusto con la visita a la catedral y ver como un par de parejas de japoneses con ropa de boda se dedicaban a sacar fotos en su interior, continuamos camino por el Bajo Sena, viendo diversos pueblecitos y encontrándonos con algún que otro “chateau” por el camino. Y viendo la infinidad de pasos de transbordador que hay y que unen las dos orillas.



En Jumiègues, nos encontramos los restos de las grandiosas ruinas de la Abadía.





Y desde ahí, ya nos fuimos a la costa. Alcanzamos Dieppe ya por la tarde, pero por temor a no llegar a tiempo a nuestro hotel de esta noche, nos limitamos a una vuelta en coche. Pero lo que si llegamos a ver, fue el Cementerio Canadiense.

Dieppe


Como siempre que alcanzo a ver un cementerio de guerra, me inunda un sentimiento de paz, recogimiento y gratitud. Infinita gratitud. No quiero ni pensar que hubiera sido de nuestras vidas sin todos esos muchachos que dieron su vida por una vida mejor. Cada vez que estoy en uno de ellos, se me encoje el corazón, se me saltan las lágrimas y no ceso de hablarles, Gracias, Gracias y 944 veces Gracias.
Y desde ahí, salimos volando para Le Havre, en dónde llegamos a las 9:05, y con la preocupación de que a las 9 cerraban la recepción del “Comfort Hotel l’Anglaterre”. En fin, siempre corriendo a todas partes.  Afortunadamente aún estaba la recepcionista.  La habitación, muy chiquitilla, pero con una cama y un colchón fantástico. La cama más cómoda de todas las vacaciones. Estuvo realmente genial. Daban ganas de llevarse el colchón para el resto del viaje.
Y tengo yo una duda, ¿por qué siempre hay una luz tan tenue en las habitaciones y en los baños? ¡¡¡¡Entre que la habitación era muy oscura y la falta de luz, allí no se veía nada!!!!
Preparar todo para el día siguiente, darle una última ojeada a la ruta de mañana y a descansar.



3 comentarios:

  1. Lo describes como si estuvieran viviéndolo. Me encanta!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo describes como si estuvieran viviéndolo. Me encanta!!!

    ResponderEliminar